Yesca

Mexican's and Mexican's only (Chicano's too) way of saying weed. Stoner Dictionary Yesca Yesca: noun 1. a Mexican slang term for marijuana Origin: immortalized by the 1978 film Cheech & Chong’s Up In Smoke appearing on a license plate Example: “Just got back from TJ with some of that yesca.” La Yesca is a mountainous forest region in Mexico where a tree known as Yesca grows. Yesca is revered for its use as a fire starting material. Listen to music from Yesca like Lost Due to Incompetence (Theme for a Big Green Van), Strawberry's & more. Find the latest tracks, albums, and images from Yesca. Charts - yesca.st ... . . . Translate Yesca. See 6 authoritative translations of Yesca in English with example sentences, phrases and audio pronunciations. yesca feminine noun. feminine noun. English Translation of YESCA: tinder. Examples of YESCA. caja de yesca tinderbox. arder como si fuera yesca to burn like tinder. Seen & Heard . What made you want to look up yesca? Please tell us where you read or heard it (including the quote, if possible). Culture Conscious Cannabis. For use only by adults 21 years of age and older. Yesca. Members: Danny Kortchmar, Jai Winding, Rick Marotta, Stanley Sheldon, Waddy Wachtel [a609399] Artist . Edit Artist ; Share. Marketplace 101 For Sale. Vinyl and CD Discography; 1 Releases 1 Singles & EPs 1 ... Discover and listen to music, news, podcasts, and more from various internet radio stations online around the world. Submit your station and get listed. Looking for online definition of YESCA or what YESCA stands for? YESCA is listed in the World's largest and most authoritative dictionary database of abbreviations and acronyms The Free Dictionary

Model Cars: The home of Model Cars, Trucks and Bikes

2011.03.24 15:54 rhs856 Model Cars: The home of Model Cars, Trucks and Bikes

This subreddit is the home of model cars, trucks and bikes. Feel free to share photos of your completed models, works in progress, tips and techniques.
[link]


2016.11.10 12:41 asrafael Yes Cascadia!

-----
[link]


2016.11.04 09:26 Catacomb82 Yes California Independence Campaign

A political organization supporting the 2019 #Calexit California independence referendum. FPPC ID 1378942.
[link]


2020.09.29 22:55 Virgilio9 Chacal

La multitud se encontraba toda reunida en la plaza del pueblo. Todos murmuraban y la voz de él sobrepasaba por las demás. Alicia quien volvía de los deberes, supo de lo que se trataba de inmediato.
—Hijo de perra —soltó con furia y los pueblerinos voltearon ligeramente con la castaña.
Esta frunció el ceño y sujetó algo debajo de su camisa con fuerza, y se alejó de la gente. Cuando se escuchara el estruendo del arma, sería tiempo de moverse.
Miguel Venustiano era un asesino, un bastardo corpulento. Era un ejecutor el cual los locales lo miraban con respeto y sentían una especie de sumisión que los hacían tratarlo con benevolencia. Este no era el caso de Alicia claramente. Ella solo sentía desprecio a su persona, cosa que comentaba a sus más cercanos. Su madre se preocupaba por ello en muchas instancias y temía que algo le sucediese si seguía. Siempre se lo recordaba cada que salía de casa con esa mirada seria suya.
Todos en el pueblo sin excepción alguna, habían mirado como aquel tipo mataba a los hombres en la calle como si fuesen poco más que perros. Los hincaba amenazándoles empuñado su revólver contra sus frentes, a la par de que la multitud veía. Luego apretaba el gatillo y las aves volaban alejándose de los postes, la sangre corría por el camino empedrado y el silencio de muerte se propagaba ante la fatalidad.
Él se ponía en el centro y observaba a la multitud con seriedad uno a uno, veía el desviar y bajar de sus miradas temerosas, y oía algunas oraciones regadas junto al llorar de la viuda si es que se encontraba presente. Enfundaba su arma, bajaba su sombrero y después se alejaba de ahí dejando aquel muerto como si no fuera nada. Pronto terminaría en el bar más cercano, bebiendo con exuberancia e invitando tragos. También coqueteaba con las mujeres que había en el lugar. La mayoría le hacía caso algo que no se entendía del todo. La gente decía que era por el revólver, o con amenazas de por medio, pero igual, no era el caso con certeza.
Una vez se le vio cortejando a la viuda de un tipo que había ejecutado esa misma tarde. Se rumorea por los rincones y esquinas del pueblo que la mujer haya sido un tipo de cómplice en la muerte de su esposo el señor Orozco. No se supo más, ya que al día siguiente ella se fue a quien sabe donde.
Algo turbio habrá sucedido ahí. Algo malo debió de haber hecho Miguel.
Por donde lo viera Alicia, aquel era un ser asqueroso y pecador. Un borracho y drogadicto con un pasatiempo por quitar vidas y causar desgracias, sea con balas o navajas. Estaba harta y en más de una ocasión había fantaseado cómo ella misma le cortaba el cuello o le volaba la tapa de los sesos.
No existiera tal problema si hubiera una autoridad que le frenara. Alguien que le pusiera alto a las atrocidades deliberadas de aquel hombre, pero no había nadie. Los pueblerinos optaban por rezar y palidecer ante su presencia, a observar el arma con temor e inclinarse pidiéndole a una fuerza superior que detuviera las desgracias.
Cuando se escuchó el estruendo, la castaña miró hacia arriba. La parvada volaba alejándose en el cielo azul despejado. Volvió su mirada hacia al frente y corrió a la taberna que acostumbraba el chacal. Al entrar la encontró desierta, era temprano todavía. Camino por las tablas viejas de madera e hizo un ademán al barman canoso y él correspondió junto a un joven que barría. Ella se sentó en la barra y el de mayor edad se acercó a tomar su pedido.
—Una cerveza —pidió Alicia volteando brevemente hacia la entrada.
—Disculpe, ¿qué edad tiene? —pregunto el barman con voz calmada y ella lo miro de frente.
—Los suficientes —mintió seria e indiferente.
El canoso le creyó y fue a traerle la cerveza. Ella pago una vez que se la dio y sus ojos volvieron a la entrada del lugar. Pronto Miguel pasaría por debajo del marco de la puerta. Alicia volvió al frente y metió su mano por debajo de su camisa. Nunca había estado tan decidida en su vida.
Miguel terminó por tomarse un par de minutos más. Ella lo vio de reojo desde que entró, y el se dirigió a una pequeña mesa redonda en una de las esquinas, cerca de la salida.
—¡Muero de sed! ¡Un tarro por favor! —exclamó exhausto y se sentó haciendo un leve escándalo.
El se quitó el sombrero y lo puso en la mesa. Desabotonó un poco su camisa, se estiró y dirigió su mirada a la barra de madera polvorienta, y se centro en la espalda de Alicia. Le brillaron los ojos por un instante y se quedó observándola un rato. Se rascó su áspera barba y su mirada terminó en el joven mesero que ponía la bebida en la mesa.
—Increíble el clima, ¿no crees Raúl? —preguntó Miguel y tomó el tarro.
—Es muy agradable —soltó el jovencito.
—Claro que lo es. Arrímate una silla quieres. Bebe algo conmigo, no hay mucho que hacer en este pueblo como de costumbre.
Raúl sonrió y volteó a ver al hombre canoso de detrás de la barra. Este soltó un suspiro y asintió con la cabeza, dando por hecho de que todo era un número habitual.
—Ve por tu bebida y tráeme una a mí que está ya casi se me acaba —dijo aunque no había dado ni un sorbo a su tarro.
Aquel asintió y fue a la barra. Miguel agarro el tarro y bebió hasta que la cerveza se le acabo. Eructo y limpió su boca con el dorso de su mano, luego volvió su vista a la barra y se encontró con la mirada de la castaña.
El le sonrió y Alicia regresa al frente. Las náuseas se le vinieron y apretó de lo que guardaba en su pantalón.
No era el momento, tal vez en un rato más. Cuando la tarde ascienda y los cerros empiecen a oscurecer. Cuando la plaza y la fuente de piedra, yazcan ante la temprana luz de la luna y las estrellas. Sería sumamente lo adecuado, pero la paciencia de Alicia pende de un hilo, y entre más espera, más recuerda.
No hacía mucho había encontrado a su vecina, Constancia, en lágrimas arrastrando el cuerpo de su marido por las escaleras de la entrada de su casa.
"—¡Necesito un doctor! —le pidió entre sollozos —Le dispararon, mira... —dijo y señaló el hoyo que traía en la nuca el difunto —¡Ayúdame por favor! No sé qué hacer, ¡ayúdame! —pidió y comenzó a limpiarse las lágrimas que traía en el rostro."
Alicia se quedó atónita y las miradas se asomaban desde las ventanas. La gente paraba su andar y se acercaban preocupadas y curiosas.
"—¡Ayúdenme alguien por favor! —suplico y empezó a llorar aún más —Mis hijos llegarán dentro de poco. ¡No pueden verlo así se los pido! ¡Necesita un doctor! —gritó y abrazó el cadáver —¡Por favor, alguien! —exclamó con dolor y el llanto terminó de ganarle.”
Por fin soltó el cuerpo y lloró ante la imposibilidad de un arreglo. Ante la irremediable verdad de que para la muerte no hay solución.
Desde ese momento Constancia no volvió a ser la misma por supuesto, y un día abandonó el pueblo junto a sus niños. Los sollozos todavía se escuchan cada vez que Alicia abre la puerta de su casa y voltea a las escaleras de la casa continua.
Ella conocía de vista a la familia. Por lo que veía eran amables y trabajadores, con hijos poco problemáticos.
Nadie pidió justicia por lo acontecido, así como por los demás muertos. La gente se quedaba con los brazos cruzados y solo compadecían a las familias sufridas. Se sepultaba el cuerpo y todo volvía a la cotidianidad mientras el verdugo seguía paseándose entre la gente con altanería.
“Hijo de puta” pensó y las carcajadas del chacal la hicieron volver a la realidad. Reía con el joven mientras le daba un largo trago a su bebida, y en seguida sacaba de hierba de un contenedor y se enrolaba un frajo. Dio un par de caladas y sus ojos no tardaron en ponérseles rojos como un diablo, sus risas se hicieron más sonoras, y el rencor en ella aumentaba.
Pronto volvería a buscar del mango del cuchillo de cocina que traía bajo su camisa.
A fuera el atardecer yace en los tejados de las casas. Los niños vuelven a sus casas después de haber jugado con sus amigos todo el día. Las madres preparan la comida, se cierran las tiendas y la gente lentamente regresa a sus hogares.
Los bares no tienden a hacer eso en estas horas. Ellos no duermen, ni su gente. Solo beben o piensan en silencio. Deciden y fantasean con la mirada perdida en la nada.
—Raúl, ¿quien es la hermosa muchacha de la barra? —preguntó sonriente.
—No lo sé, nunca la había visto.
—Me atrae su aspecto, pero sus miradas no —soltó y río un poco, se cruzó de brazos y luego comentó con cierta fascinación —Me encanta su cabello.
—Es muy lindo —comentó aquel mirándola.
—Tranquilo muchacho que es mía —dijo y sonrió —Tú no te preocupes, ya tendrás alguna después, y debes de saber que a una mujer se le debe amar con intensidad cuando se tiene la oportunidad.
—¿Ha amado a muchas?
Miguel y Raúl voltearon hacia atrás. Alicia lo observaba desde la barra con aquella mirada suya, con su seriedad hostil. Inevitablemente había escuchado la platica.
Él le sonrió.
—Solo a las que me lo han permitido —dijo y agregó —¿No te gustaría un trago linda? —pregunto pero ella no respondió.
Lo ignoró y volvió al frente, tomó de un sorbo de su cerveza. Las advertencias de su madre fueron reproducidas en su mente.
—Igual es tímida, igual le mate a alguien —dijo serio y dio un gran sorbo a su bebida —Sabes Raúl, he pensado en irme de este pueblo. Las cosas no son como lo eran antes, y sé que nunca lo serán.
El joven Raúl lo miró con cierta tristeza y no dijo nada. Miguel por otra parte, se veía nostálgico, tenía los ojos brillantes y cristalinos debido al alcohol.
—¿Por qué la cara tan larga? —soltó y dejó el tarro en la mesa al ver a chico desanimado —Bebé un poco, no te preocupes de nada. Tu aún eres joven, te falto mucho por vivir, deja las tristezas para la gente vieja. Al igual que la muñeca de la barra —dijo y sonrió —Dime muñeca, ¿a caso te mate a alguien? —preguntó dirigiéndose a ella y se levantó de la silla tambaleándose un poco —¿O solo ves mal a la gente preciosa?
—No creo que...
—Espérame aquí —dijo el interrumpiéndole y camino hasta llegar a la barra.
Alicia sintió el olor a alcohol y yesca que traía a sus alrededores Miguel. Ella apretó el puño con fuerza, trato de ignóralo, y él se acercó a donde yacía ella.
—A ti también te falta vivir.
—Miguel —habló el canoso acercándose —No creo que debas...
—Tranquilo viejo, solo le comento algo —le responde sin mirarlo —Dime niña, ¿te gustaría vivir un poco?
"Vivir... " se dijo Alicia, y volvió a ver la muerte ante sus ojos. Vio a la sangre en la silla y al viejo desparramado en el suelo. Vio la hierba en la casa, y a su padre moribundo, presionando la herida en su estómago, tratando de que la sangre no se le saliese.
Ella se quedó quieta al verlo en ese entonces, y aunque esté con dificultad le hablara, ella ni siquiera podía responderle. Estaba congelada con el escenario, con el olor de la sangre, viendo a la muerte. No hizo nada, era una niña después de todo. Podría haber pedido ayuda, claro, pero ya era tarde. Él había dejado de respirar y ella no podía dejar llorar.
—Veo que no hay educación aquí —dijo él y se alejó un poco, vio al barman y continuó —Supongo que solo hay gente que... —se detuvo y sintió la punzada abriendo paso por su estómago, el sabor metálico llegó a su boca, volvió al frente y la sangre empezó esparcirse en su camisa. La vio a ella mirándolo llena de cólera.
Le había clavado el cuchillo, se lo retorció dentro de sus entrañas y se acercó para que él cuchillo de cocina arribara tan hondo como se pudiera.
—Muere hijo de perra —le murmuró con odio.
Intento sacarle el cuchillo pero el la detuvo mientras gritaba con dolor. La apartó empujándola con fuerza y cayó al suelo sin el cuchillo. Miguel trato de quedarse de pie, de apoyarse en alguno de los bancos, pero falló y terminó por caer. Acabo sentado, con la espalda contra la barra adolorido y sangrante. Enseguida buscó sacar su revólver, pero este había desaparecido.
Cuando volteó con ella, la encontró levantada con el arma entre las manos. Le apuntaba muy quieta y tranquila. Lo veía con seriedad.
Apretó del gatillo, el se sacudió abruptamente por el impacto y luego se quedó quieto. Acertó en la cabeza.
El silencio se propagó y él yacía muerto. La castaña observó los alrededores, el barman estaba escondido tras la barra, Raúl estaba en una de las esquinas, temblando y mirando el arma, congelado por completo.
Alicia lo miro a él, se acercó un poco y el joven sintió terror. Se cubrió la cara casi instintivas, y ella sin siquiera parpadear apretó nuevamente del gatillo. La sangre quedó salpicada entre el piso y la pared. El jovencito se retorció un poco en el suelo y gimoteó. La castaña dio un par de pasos y lo remató en el suelo.
—Dios mío... —se escuchó detrás de ella.
Alicia volteó hacia la barra. El barman veía la escena con la mirada llorosa aún medio protegiéndose en el mueble.
Ella lo miro en silencio, se apartó del muerto y se acercó a Miguel. Esculco sus bolsillos, le sacó una buena cantidad de dinero, tomó la funda y le quitó una caja de balas. También le sacó el cuchillo y se guardó un contenedor de metal.
Cuando dejo el cuerpo, observo al canoso que acercaba al cuerpo del joven. Tenía una que otra lágrima pasando por su mejilla. Le cerró los párpados y sostuvo su mano levemente.
Ella miró la escena por unos segundos. No era que sintiera tristeza, no era que de repente se había arrepentido. Solo pensó fugazmente en el viejo, y en lo que acontecería.
Un cuarto disparo se escuchó y ella salió por la entrada en calma, mirando a los alrededores. Luego corrió y se abrió paso por el pueblo.
A fuera la luna brillaba y las casas estaban oscuras. No había muchas luces por esos rumbos y la gente ya estaba asomándose desde sus casas impulsadas por las detonaciones del arma.
Un par de personas arribaron al bar y vieron los cuerpos entre asustados e impresionados. La madre del muchacho llegaría en un rato a soltar la lágrima. La mayoría se centró en el cuerpo de Miguel Venustiano ensangrentado y tieso. Buscaron el revólver de inmediato cuando vieron de quien se trataba, pero, no estaba. La incertidumbre reino por unas semanas, luego volvieron a escuchar el detonar del arma, y la desgracia cayó al pueblo de nuevo.
S.C.R.
submitted by Virgilio9 to LiteraturaHispana [link] [comments]


2020.09.27 06:26 DoctorMunster Who would replace Father Lucian?

So Father Lucian and Felix were killed by Felix's demon I am racking my brain to figure out who would end up replacing father Lucian. I was thinking maybe Donavich, but he is broken. Yesca is so young, but maybe he could step up. Anyways, I am asking all of you fellow dark lords who you think should replace Lucian to pray for the sun's return?
submitted by DoctorMunster to CurseofStrahd [link] [comments]


2020.09.25 00:39 Virgilio9 Chacal - (Cuento)

La multitud se encontraba toda reunida en la plaza del pueblo. Todos murmuraban y la voz de él sobrepasaba por las demás. Alicia quien volvía de los deberes, supo de lo que se trataba de inmediato.
—Hijo de perra —soltó con furia y los pueblerinos voltearon ligeramente con la castaña.
Esta frunció el ceño y sujetó algo debajo de su camisa con fuerza, y se alejó de la gente. Cuando se escuchara el estruendo del arma, sería tiempo de moverse.
Miguel Venustiano era un asesino, un bastardo corpulento. Era un ejecutor el cual los locales lo miraban con respeto y sentían una especie de sumisión que los hacían tratarlo con benevolencia. Este no era el caso de Alicia claramente. Ella solo sentía desprecio a su persona, cosa que comentaba a sus más cercanos. Su madre se preocupaba por ello en muchas instancias y temía que algo le sucediese si seguía. Siempre se lo recordaba cada que salía de casa con esa mirada seria suya.
Todos en el pueblo sin excepción alguna, habían mirado como aquel tipo mataba a los hombres en la calle como si fuesen poco más que perros. Los hincaba amenazándoles empuñado su revólver contra sus frentes, a la par de que la multitud veía. Luego apretaba el gatillo y las aves volaban alejándose de los postes, la sangre corría por el camino empedrado y el silencio de muerte se propagaba ante la fatalidad.
Él se ponía en el centro y observaba a la multitud con seriedad uno a uno, veía el desviar y bajar de sus miradas temerosas, y oía algunas oraciones regadas junto al llorar de la viuda si es que se encontraba presente. Enfundaba su arma, bajaba su sombrero y después se alejaba de ahí dejando aquel muerto como si no fuera nada. Pronto terminaría en el bar más cercano, bebiendo con exuberancia e invitando tragos. También coqueteaba con las mujeres que había en el lugar. La mayoría le hacía caso algo que no se entendía del todo. La gente decía que era por el revólver, o con amenazas de por medio, pero igual, no era el caso con certeza.
Una vez se le vio cortejando a la viuda de un tipo que había ejecutado esa misma tarde. Se rumorea por los rincones y esquinas del pueblo que la mujer haya sido un tipo de cómplice en la muerte de su esposo el señor Orozco. No se supo más, ya que al día siguiente ella se fue a quien sabe donde.
Algo turbio habrá sucedido ahí. Algo malo debió de haber hecho Miguel.
Por donde lo viera Alicia, aquel era un ser asqueroso y pecador. Un borracho y drogadicto con un pasatiempo por quitar vidas y causar desgracias, sea con balas o navajas. Estaba harta y en más de una ocasión había fantaseado cómo ella misma le cortaba el cuello o le volaba la tapa de los sesos.
No existiera tal problema si hubiera una autoridad que le frenara. Alguien que le pusiera alto a las atrocidades deliberadas de aquel hombre, pero no había nadie. Los pueblerinos optaban por rezar y palidecer ante su presencia, a observar el arma con temor e inclinarse pidiéndole a una fuerza superior que detuviera las desgracias.
Cuando se escuchó el estruendo, la castaña miró hacia arriba. La parvada volaba alejándose en el cielo azul despejado. Volvió su mirada hacia al frente y corrió a la taberna que acostumbraba el chacal. Al entrar la encontró desierta, era temprano todavía. Camino por las tablas viejas de madera e hizo un ademán al barman canoso y él correspondió junto a un joven que barría. Ella se sentó en la barra y el de mayor edad se acercó a tomar su pedido.
—Una cerveza —pidió Alicia volteando brevemente hacia la entrada.
—Disculpe, ¿qué edad tiene? —pregunto el barman con voz calmada y ella lo miro de frente.
—Los suficientes —mintió seria e indiferente.
El canoso le creyó y fue a traerle la cerveza. Ella pago una vez que se la dio y sus ojos volvieron a la entrada del lugar. Pronto Miguel pasaría por debajo del marco de la puerta. Alicia volvió al frente y metió su mano por debajo de su camisa. Nunca había estado tan decidida en su vida.
Miguel terminó por tomarse un par de minutos más. Ella lo vio de reojo desde que entró, y el se dirigió a una pequeña mesa redonda en una de las esquinas, cerca de la salida.
—¡Muero de sed! ¡Un tarro por favor! —exclamó exhausto y se sentó haciendo un leve escándalo.
El se quitó el sombrero y lo puso en la mesa. Desabotonó un poco su camisa, se estiró y dirigió su mirada a la barra de madera polvorienta, y se centro en la espalda de Alicia. Le brillaron los ojos por un instante y se quedó observándola un rato. Se rascó su áspera barba y su mirada terminó en el joven mesero que ponía la bebida en la mesa.
—Increíble el clima, ¿no crees Raúl? —preguntó Miguel y tomó el tarro.
—Es muy agradable —soltó el jovencito.
—Claro que lo es. Arrímate una silla quieres. Bebe algo conmigo, no hay mucho que hacer en este pueblo como de costumbre.
Raúl sonrió y volteó a ver al hombre canoso de detrás de la barra. Este soltó un suspiro y asintió con la cabeza, dando por hecho de que todo era un número habitual.
—Ve por tu bebida y tráeme una a mí que está ya casi se me acaba —dijo aunque no había dado ni un sorbo a su tarro.
Aquel asintió y fue a la barra. Miguel agarro el tarro y bebió hasta que la cerveza se le acabo. Eructo y limpió su boca con el dorso de su mano, luego volvió su vista a la barra y se encontró con la mirada de la castaña.
El le sonrió y Alicia regresa al frente. Las náuseas se le vinieron y apretó de lo que guardaba en su pantalón.
No era el momento, tal vez en un rato más. Cuando la tarde ascienda y los cerros empiecen a oscurecer. Cuando la plaza y la fuente de piedra, yazcan ante la temprana luz de la luna y las estrellas. Sería sumamente lo adecuado, pero la paciencia de Alicia pende de un hilo, y entre más espera, más recuerda.
No hacía mucho había encontrado a su vecina, Constancia, en lágrimas arrastrando el cuerpo de su marido por las escaleras de la entrada de su casa.
"—¡Necesito un doctor! —le pidió entre sollozos —Le dispararon, mira... —dijo y señaló el hoyo que traía en la nuca el difunto —¡Ayúdame por favor! No sé qué hacer, ¡ayúdame! —pidió y comenzó a limpiarse las lágrimas que traía en el rostro."
Alicia se quedó atónita y las miradas se asomaban desde las ventanas. La gente paraba su andar y se acercaban preocupadas y curiosas.
"—¡Ayúdenme alguien por favor! —suplico y empezó a llorar aún más —Mis hijos llegarán dentro de poco. ¡No pueden verlo así se los pido! ¡Necesita un doctor! —gritó y abrazó el cadáver —¡Por favor, alguien! —exclamó con dolor y el llanto terminó de ganarle.”
Por fin soltó el cuerpo y lloró ante la imposibilidad de un arreglo. Ante la irremediable verdad de que para la muerte no hay solución.
Desde ese momento Constancia no volvió a ser la misma por supuesto, y un día abandonó el pueblo junto a sus niños. Los sollozos todavía se escuchan cada vez que Alicia abre la puerta de su casa y voltea a las escaleras de la casa continua.
Ella conocía de vista a la familia. Por lo que veía eran amables y trabajadores, con hijos poco problemáticos.
Nadie pidió justicia por lo acontecido, así como por los demás muertos. La gente se quedaba con los brazos cruzados y solo compadecían a las familias sufridas. Se sepultaba el cuerpo y todo volvía a la cotidianidad mientras el verdugo seguía paseándose entre la gente con altanería.
“Hijo de puta” pensó y las carcajadas del chacal la hicieron volver a la realidad. Reía con el joven mientras le daba un largo trago a su bebida, y en seguida sacaba de hierba de un contenedor y se enrolaba un frajo. Dio un par de caladas y sus ojos no tardaron en ponérseles rojos como un diablo, sus risas se hicieron más sonoras, y el rencor en ella aumentaba.
Pronto volvería a buscar del mango del cuchillo de cocina que traía bajo su camisa.
A fuera el atardecer yace en los tejados de las casas. Los niños vuelven a sus casas después de haber jugado con sus amigos todo el día. Las madres preparan la comida, se cierran las tiendas y la gente lentamente regresa a sus hogares.
Los bares no tienden a hacer eso en estas horas. Ellos no duermen, ni su gente. Solo beben o piensan en silencio. Deciden y fantasean con la mirada perdida en la nada.
—Raúl, ¿quien es la hermosa muchacha de la barra? —preguntó sonriente.
—No lo sé, nunca la había visto.
—Me atrae su aspecto, pero sus miradas no —soltó y río un poco, se cruzó de brazos y luego comentó con cierta fascinación —Me encanta su cabello.
—Es muy lindo —comentó aquel mirándola.
—Tranquilo muchacho que es mía —dijo y sonrió —Tú no te preocupes, ya tendrás alguna después, y debes de saber que a una mujer se le debe amar con intensidad cuando se tiene la oportunidad.
—¿Ha amado a muchas?
Miguel y Raúl voltearon hacia atrás. Alicia lo observaba desde la barra con aquella mirada suya, con su seriedad hostil. Inevitablemente había escuchado la platica.
Él le sonrió.
—Solo a las que me lo han permitido —dijo y agregó —¿No te gustaría un trago linda? —pregunto pero ella no respondió.
Lo ignoró y volvió al frente, tomó de un sorbo de su cerveza. Las advertencias de su madre fueron reproducidas en su mente.
—Igual es tímida, igual le mate a alguien —dijo serio y dio un gran sorbo a su bebida —Sabes Raúl, he pensado en irme de este pueblo. Las cosas no son como lo eran antes, y sé que nunca lo serán.
El joven Raúl lo miró con cierta tristeza y no dijo nada. Miguel por otra parte, se veía nostálgico, tenía los ojos brillantes y cristalinos debido al alcohol.
—¿Por qué la cara tan larga? —soltó y dejó el tarro en la mesa al ver a chico desanimado —Bebé un poco, no te preocupes de nada. Tu aún eres joven, te falto mucho por vivir, deja las tristezas para la gente vieja. Al igual que la muñeca de la barra —dijo y sonrió —Dime muñeca, ¿a caso te mate a alguien? —preguntó dirigiéndose a ella y se levantó de la silla tambaleándose un poco —¿O solo ves mal a la gente preciosa?
—No creo que...
—Espérame aquí —dijo el interrumpiéndole y camino hasta llegar a la barra.
Alicia sintió el olor a alcohol y yesca que traía a sus alrededores Miguel. Ella apretó el puño con fuerza, trato de ignóralo, y él se acercó a donde yacía ella.
—A ti también te falta vivir.
—Miguel —habló el canoso acercándose —No creo que debas...
—Tranquilo viejo, solo le comento algo —le responde sin mirarlo —Dime niña, ¿te gustaría vivir un poco?
"Vivir... " se dijo Alicia, y volvió a ver la muerte ante sus ojos. Vio a la sangre en la silla y al viejo desparramado en el suelo. Vio la hierba en la casa, y a su padre moribundo, presionando la herida en su estómago, tratando de que la sangre no se le saliese.
Ella se quedó quieta al verlo en ese entonces, y aunque esté con dificultad le hablara, ella ni siquiera podía responderle. Estaba congelada con el escenario, con el olor de la sangre, viendo a la muerte. No hizo nada, era una niña después de todo. Podría haber pedido ayuda, claro, pero ya era tarde. Él había dejado de respirar y ella no podía dejar llorar.
—Veo que no hay educación aquí —dijo él y se alejó un poco, vio al barman y continuó —Supongo que solo hay gente que... —se detuvo y sintió la punzada abriendo paso por su estómago, el sabor metálico llegó a su boca, volvió al frente y la sangre empezó esparcirse en su camisa. La vio a ella mirándolo llena de cólera.
Le había clavado el cuchillo, se lo retorció dentro de sus entrañas y se acercó para que él cuchillo de cocina arribara tan hondo como se pudiera.
—Muere hijo de perra —le murmuró con odio.
Intento sacarle el cuchillo pero el la detuvo mientras gritaba con dolor. La apartó empujándola con fuerza y cayó al suelo sin el cuchillo. Miguel trato de quedarse de pie, de apoyarse en alguno de los bancos, pero falló y terminó por caer. Acabo sentado, con la espalda contra la barra adolorido y sangrante. Enseguida buscó sacar su revólver, pero este había desaparecido.
Cuando volteó con ella, la encontró levantada con el arma entre las manos. Le apuntaba muy quieta y tranquila. Lo veía con seriedad.
Apretó del gatillo, el se sacudió abruptamente por el impacto y luego se quedó quieto. Acertó en la cabeza.
El silencio se propagó y él yacía muerto. La castaña observó los alrededores, el barman estaba escondido tras la barra, Raúl estaba en una de las esquinas, temblando y mirando el arma, congelado por completo.
Alicia lo miro a él, se acercó un poco y el joven sintió terror. Se cubrió la cara casi instintivas, y ella sin siquiera parpadear apretó nuevamente del gatillo. La sangre quedó salpicada entre el piso y la pared. El jovencito se retorció un poco en el suelo y gimoteó. La castaña dio un par de pasos y lo remató en el suelo.
—Dios mío... —se escuchó detrás de ella.
Alicia volteó hacia la barra. El barman veía la escena con la mirada llorosa aún medio protegiéndose en el mueble.
Ella lo miro en silencio, se apartó del muerto y se acercó a Miguel. Esculco sus bolsillos, le sacó una buena cantidad de dinero, tomó la funda y le quitó una caja de balas. También le sacó el cuchillo y se guardó un contenedor de metal.
Cuando dejo el cuerpo, observo al canoso que acercaba al cuerpo del joven. Tenía una que otra lágrima pasando por su mejilla. Le cerró los párpados y sostuvo su mano levemente.
Ella miró la escena por unos segundos. No era que sintiera tristeza, no era que de repente se había arrepentido. Solo pensó fugazmente en el viejo, y en lo que acontecería.
Un cuarto disparo se escuchó y ella salió por la entrada en calma, mirando a los alrededores. Luego corrió y se abrió paso por el pueblo.
A fuera la luna brillaba y las casas estaban oscuras. No había muchas luces por esos rumbos y la gente ya estaba asomándose desde sus casas impulsadas por las detonaciones del arma.
Un par de personas arribaron al bar y vieron los cuerpos entre asustados e impresionados. La madre del muchacho llegaría en un rato a soltar la lágrima. La mayoría se centró en el cuerpo de Miguel Venustiano ensangrentado y tieso. Buscaron el revólver de inmediato cuando vieron de quien se trataba, pero, no estaba. La incertidumbre reino por unas semanas, luego volvieron a escuchar el detonar del arma, y la desgracia cayó al pueblo de nuevo.
S.C.R.
submitted by Virgilio9 to escribir [link] [comments]


2020.09.23 22:44 Virgilio9 Chacal - (Cuento)

La multitud se encontraba toda reunida en la plaza del pueblo. Todos murmuraban y la voz de él sobrepasaba por las demás. Alicia quien volvía de los deberes, supo de lo que se trataba de inmediato.
—Hijo de perra —soltó con furia y los pueblerinos voltearon ligeramente con la castaña.
Esta frunció el ceño y sujetó algo debajo de su camisa con fuerza, y se alejó de la gente. Cuando se escuchara el estruendo del arma, sería tiempo de moverse.
Miguel Venustiano era un asesino, un bastardo corpulento. Era un ejecutor el cual los locales lo miraban con respeto y sentían una especie de sumisión que los hacían tratarlo con benevolencia. Este no era el caso de Alicia claramente. Ella solo sentía desprecio a su persona, cosa que comentaba a sus más cercanos. Su madre se preocupaba por ello en muchas instancias y temía que algo le sucediese si seguía. Siempre se lo recordaba cada que salía de casa con esa mirada seria suya.
Todos en el pueblo sin excepción alguna, habían mirado como aquel tipo mataba a los hombres en la calle como si fuesen poco más que perros. Los hincaba amenazándoles empuñado su revólver contra sus frentes, a la par de que la multitud veía. Luego apretaba el gatillo y las aves volaban alejándose de los postes, la sangre corría por el camino empedrado y el silencio de muerte se propagaba ante la fatalidad.
Él se ponía en el centro y observaba a la multitud con seriedad uno a uno, veía el desviar y bajar de sus miradas temerosas, y oía algunas oraciones regadas junto al llorar de la viuda si es que se encontraba presente. Enfundaba su arma, bajaba su sombrero y después se alejaba de ahí dejando aquel muerto como si no fuera nada. Pronto terminaría en el bar más cercano, bebiendo con exuberancia e invitando tragos. También coqueteaba con las mujeres que había en el lugar. La mayoría le hacía caso algo que no se entendía del todo. La gente decía que era por el revólver, o con amenazas de por medio, pero igual, no era el caso con certeza.
Una vez se le vio cortejando a la viuda de un tipo que había ejecutado esa misma tarde. Se rumorea por los rincones y esquinas del pueblo que la mujer haya sido un tipo de cómplice en la muerte de su esposo el señor Orozco. No se supo más, ya que al día siguiente ella se fue a quien sabe donde.
Algo turbio habrá sucedido ahí. Algo malo debió de haber hecho Miguel.
Por donde lo viera Alicia, aquel era un ser asqueroso y pecador. Un borracho y drogadicto con un pasatiempo por quitar vidas y causar desgracias, sea con balas o navajas. Estaba harta y en más de una ocasión había fantaseado cómo ella misma le cortaba el cuello o le volaba la tapa de los sesos.
No existiera tal problema si hubiera una autoridad que le frenara. Alguien que le pusiera alto a las atrocidades deliberadas de aquel hombre, pero no había nadie. Los pueblerinos optaban por rezar y palidecer ante su presencia, a observar el arma con temor e inclinarse pidiéndole a una fuerza superior que detuviera las desgracias.
Cuando se escuchó el estruendo, la castaña miró hacia arriba. La parvada volaba alejándose en el cielo azul despejado. Volvió su mirada hacia al frente y corrió a la taberna que acostumbraba el chacal. Al entrar la encontró desierta, era temprano todavía. Camino por las tablas viejas de madera e hizo un ademán al barman canoso y él correspondió junto a un joven que barría. Ella se sentó en la barra y el de mayor edad se acercó a tomar su pedido.
—Una cerveza —pidió Alicia volteando brevemente hacia la entrada.
—Disculpe, ¿qué edad tiene? —pregunto el barman con voz calmada y ella lo miro de frente.
—Los suficientes —mintió seria e indiferente.
El canoso le creyó y fue a traerle la cerveza. Ella pago una vez que se la dio y sus ojos volvieron a la entrada del lugar. Pronto Miguel pasaría por debajo del marco de la puerta. Alicia volvió al frente y metió su mano por debajo de su camisa. Nunca había estado tan decidida en su vida.
Miguel terminó por tomarse un par de minutos más. Ella lo vio de reojo desde que entró, y el se dirigió a una pequeña mesa redonda en una de las esquinas, cerca de la salida.
—¡Muero de sed! ¡Un tarro por favor! —exclamó exhausto y se sentó haciendo un leve escándalo.
El se quitó el sombrero y lo puso en la mesa. Desabotonó un poco su camisa, se estiró y dirigió su mirada a la barra de madera polvorienta, y se centro en la espalda de Alicia. Le brillaron los ojos por un instante y se quedó observándola un rato. Se rascó su áspera barba y su mirada terminó en el joven mesero que ponía la bebida en la mesa.
—Increíble el clima, ¿no crees Raúl? —preguntó Miguel y tomó el tarro.
—Es muy agradable —soltó el jovencito.
—Claro que lo es. Arrímate una silla quieres. Bebe algo conmigo, no hay mucho que hacer en este pueblo como de costumbre.
Raúl sonrió y volteó a ver al hombre canoso de detrás de la barra. Este soltó un suspiro y asintió con la cabeza, dando por hecho de que todo era un número habitual.
—Ve por tu bebida y tráeme una a mí que está ya casi se me acaba —dijo aunque no había dado ni un sorbo a su tarro.
Aquel asintió y fue a la barra. Miguel agarro el tarro y bebió hasta que la cerveza se le acabo. Eructo y limpió su boca con el dorso de su mano, luego volvió su vista a la barra y se encontró con la mirada de la castaña.
El le sonrió y Alicia regresa al frente. Las náuseas se le vinieron y apretó de lo que guardaba en su pantalón.
No era el momento, tal vez en un rato más. Cuando la tarde ascienda y los cerros empiecen a oscurecer. Cuando la plaza y la fuente de piedra, yazcan ante la temprana luz de la luna y las estrellas. Sería sumamente lo adecuado, pero la paciencia de Alicia pende de un hilo, y entre más espera, más recuerda.
No hacía mucho había encontrado a su vecina, Constancia, en lágrimas arrastrando el cuerpo de su marido por las escaleras de la entrada de su casa.
"—¡Necesito un doctor! —le pidió entre sollozos —Le dispararon, mira... —dijo y señaló el hoyo que traía en la nuca el difunto —¡Ayúdame por favor! No sé qué hacer, ¡ayúdame! —pidió y comenzó a limpiarse las lágrimas que traía en el rostro."
Alicia se quedó atónita y las miradas se asomaban desde las ventanas. La gente paraba su andar y se acercaban preocupadas y curiosas.
"—¡Ayúdenme alguien por favor! —suplico y empezó a llorar aún más —Mis hijos llegarán dentro de poco. ¡No pueden verlo así se los pido! ¡Necesita un doctor! —gritó y abrazó el cadáver —¡Por favor, alguien! —exclamó con dolor y el llanto terminó de ganarle.”
Por fin soltó el cuerpo y lloró ante la imposibilidad de un arreglo. Ante la irremediable verdad de que para la muerte no hay solución.
Desde ese momento Constancia no volvió a ser la misma por supuesto, y un día abandonó el pueblo junto a sus niños. Los sollozos todavía se escuchan cada vez que Alicia abre la puerta de su casa y voltea a las escaleras de la casa continua.
Ella conocía de vista a la familia. Por lo que veía eran amables y trabajadores, con hijos poco problemáticos.
Nadie pidió justicia por lo acontecido, así como por los demás muertos. La gente se quedaba con los brazos cruzados y solo compadecían a las familias sufridas. Se sepultaba el cuerpo y todo volvía a la cotidianidad mientras el verdugo seguía paseándose entre la gente con altanería.
“Hijo de puta” pensó y las carcajadas del chacal la hicieron volver a la realidad. Reía con el joven mientras le daba un largo trago a su bebida, y en seguida sacaba de hierba de un contenedor y se enrolaba un frajo. Dio un par de caladas y sus ojos no tardaron en ponérseles rojos como un diablo, sus risas se hicieron más sonoras, y el rencor en ella aumentaba.
Pronto volvería a buscar del mango del cuchillo de cocina que traía bajo su camisa.
A fuera el atardecer yace en los tejados de las casas. Los niños vuelven a sus casas después de haber jugado con sus amigos todo el día. Las madres preparan la comida, se cierran las tiendas y la gente lentamente regresa a sus hogares.
Los bares no tienden a hacer eso en estas horas. Ellos no duermen, ni su gente. Solo beben o piensan en silencio. Deciden y fantasean con la mirada perdida en la nada.
—Raúl, ¿quien es la hermosa muchacha de la barra? —preguntó sonriente.
—No lo sé, nunca la había visto.
—Me atrae su aspecto, pero sus miradas no —soltó y río un poco, se cruzó de brazos y luego comentó con cierta fascinación —Me encanta su cabello.
—Es muy lindo —comentó aquel mirándola.
—Tranquilo muchacho que es mía —dijo y sonrió —Tú no te preocupes, ya tendrás alguna después, y debes de saber que a una mujer se le debe amar con intensidad cuando se tiene la oportunidad.
—¿Ha amado a muchas?
Miguel y Raúl voltearon hacia atrás. Alicia lo observaba desde la barra con aquella mirada suya, con su seriedad hostil. Inevitablemente había escuchado la platica.
Él le sonrió.
—Solo a las que me lo han permitido —dijo y agregó —¿No te gustaría un trago linda? —pregunto pero ella no respondió.
Lo ignoró y volvió al frente, tomó de un sorbo de su cerveza. Las advertencias de su madre fueron reproducidas en su mente.
—Igual es tímida, igual le mate a alguien —dijo serio y dio un gran sorbo a su bebida —Sabes Raúl, he pensado en irme de este pueblo. Las cosas no son como lo eran antes, y sé que nunca lo serán.
El joven Raúl lo miró con cierta tristeza y no dijo nada. Miguel por otra parte, se veía nostálgico, tenía los ojos brillantes y cristalinos debido al alcohol.
—¿Por qué la cara tan larga? —soltó y dejó el tarro en la mesa al ver a chico desanimado —Bebé un poco, no te preocupes de nada. Tu aún eres joven, te falto mucho por vivir, deja las tristezas para la gente vieja. Al igual que la muñeca de la barra —dijo y sonrió —Dime muñeca, ¿a caso te mate a alguien? —preguntó dirigiéndose a ella y se levantó de la silla tambaleándose un poco —¿O solo ves mal a la gente preciosa?
—No creo que...
—Espérame aquí —dijo el interrumpiéndole y camino hasta llegar a la barra.
Alicia sintió el olor a alcohol y yesca que traía a sus alrededores Miguel. Ella apretó el puño con fuerza, trato de ignóralo, y él se acercó a donde yacía ella.
—A ti también te falta vivir.
—Miguel —habló el canoso acercándose —No creo que debas...
—Tranquilo viejo, solo le comento algo —le responde sin mirarlo —Dime niña, ¿te gustaría vivir un poco?
"Vivir... " se dijo Alicia, y volvió a ver la muerte ante sus ojos. Vio a la sangre en la silla y al viejo desparramado en el suelo. Vio la hierba en la casa, y a su padre moribundo, presionando la herida en su estómago, tratando de que la sangre no se le saliese.
Ella se quedó quieta al verlo en ese entonces, y aunque esté con dificultad le hablara, ella ni siquiera podía responderle. Estaba congelada con el escenario, con el olor de la sangre, viendo a la muerte. No hizo nada, era una niña después de todo. Podría haber pedido ayuda, claro, pero ya era tarde. Él había dejado de respirar y ella no podía dejar llorar.
—Veo que no hay educación aquí —dijo él y se alejó un poco, vio al barman y continuó —Supongo que solo hay gente que... —se detuvo y sintió la punzada abriendo paso por su estómago, el sabor metálico llegó a su boca, volvió al frente y la sangre empezó esparcirse en su camisa. La vio a ella mirándolo llena de cólera.
Le había clavado el cuchillo, se lo retorció dentro de sus entrañas y se acercó para que él cuchillo de cocina arribara tan hondo como se pudiera.
—Muere hijo de perra —le murmuró con odio.
Intento sacarle el cuchillo pero el la detuvo mientras gritaba con dolor. La apartó empujándola con fuerza y cayó al suelo sin el cuchillo. Miguel trato de quedarse de pie, de apoyarse en alguno de los bancos, pero falló y terminó por caer. Acabo sentado, con la espalda contra la barra adolorido y sangrante. Enseguida buscó sacar su revólver, pero este había desaparecido.
Cuando volteó con ella, la encontró levantada con el arma entre las manos. Le apuntaba muy quieta y tranquila. Lo veía con seriedad.
Apretó del gatillo, el se sacudió abruptamente por el impacto y luego se quedó quieto. Acertó en la cabeza.
El silencio se propagó y él yacía muerto. La castaña observó los alrededores, el barman estaba escondido tras la barra, Raúl estaba en una de las esquinas, temblando y mirando el arma, congelado por completo.
Alicia lo miro a él, se acercó un poco y el joven sintió terror. Se cubrió la cara casi instintivas, y ella sin siquiera parpadear apretó nuevamente del gatillo. La sangre quedó salpicada entre el piso y la pared. El jovencito se retorció un poco en el suelo y gimoteó. La castaña dio un par de pasos y lo remató en el suelo.
—Dios mío... —se escuchó detrás de ella.
Alicia volteó hacia la barra. El barman veía la escena con la mirada llorosa aún medio protegiéndose en el mueble.
Ella lo miro en silencio, se apartó del muerto y se acercó a Miguel. Esculco sus bolsillos, le sacó una buena cantidad de dinero, tomó la funda y le quitó una caja de balas. También le sacó el cuchillo y se guardó un contenedor de metal.
Cuando dejo el cuerpo, observo al canoso que acercaba al cuerpo del joven. Tenía una que otra lágrima pasando por su mejilla. Le cerró los párpados y sostuvo su mano levemente.
Ella miró la escena por unos segundos. No era que sintiera tristeza, no era que de repente se había arrepentido. Solo pensó fugazmente en el viejo, y en lo que acontecería.
Un cuarto disparo se escuchó y ella salió por la entrada en calma, mirando a los alrededores. Luego corrió y se abrió paso por el pueblo.
A fuera la luna brillaba y las casas estaban oscuras. No había muchas luces por esos rumbos y la gente ya estaba asomándose desde sus casas impulsadas por las detonaciones del arma.
Un par de personas arribaron al bar y vieron los cuerpos entre asustados e impresionados. La madre del muchacho llegaría en un rato a soltar la lágrima. La mayoría se centró en el cuerpo de Miguel Venustiano ensangrentado y tieso. Buscaron el revólver de inmediato cuando vieron de quien se trataba, pero, no estaba. La incertidumbre reino por unas semanas, luego volvieron a escuchar el detonar del arma, y la desgracia cayó al pueblo de nuevo.
S.C.R.
submitted by Virgilio9 to escritura [link] [comments]


2020.09.05 05:57 buzzfriendly Yesca - Lost due to Incompetence

Yesca - Lost due to Incompetence submitted by buzzfriendly to WoahTunes [link] [comments]


2020.09.03 18:11 racortmen El periodismo español es patético, el deportivo aun mas, hacer un mito de un chaval que sufre síndrome de Asperger y convertirlo en el " mejor jugador del mundo" le debe haber creado un desajuste emocional, me refiero a un tal Messi.

Era muy pequeñito, le pusieron inyecciones para que creciera, el Asperger es un autismo muy peculiar, son muy buenos solo en algo y este parece que era habilidoso con el balón, todo el equipo trabajaba para el y los árbitros se encargaban de que fuera intocable,tuvieron su momento el y su equipo después llego la decadencia, en el ultimo partido les metieron 8 goles.
Llego la catarsis futbolera y el decidió irse, el o su " papa" que le llevo por su gestión ante los tribunales, no fue a la cárcel porque estos nunca la pisan, la justicia española es muy peculiar.
Esta claro, se quiere ir y por mucho que tengan contrato si un jugador decide marcharse es mejor dejarle ir, los periodistas deportivos apurando sus ultimas horas, también ellos ganan con " Messi" y el equipo se quedara sin el y se le olvidara, con 33 años puede que se vaya a un equipo exótico y ganara los últimos millones; creo que nadie pagaría mucho por el ahora, esta ya amortizado; mitos de paja que arden como yesca para narcotizar a muchos.
El fútbol ya lo utilizo Franco para entretener al pueblo en el Coliseo y dejar que las fieras y los gladiadores dieran espectáculo, poco ha cambiado desde entonces.
submitted by racortmen to podemos [link] [comments]


2020.08.04 02:04 MooseMalloy Yesca - Lost Due To Incompetence (Theme For A Big Green Van)

Yesca - Lost Due To Incompetence (Theme For A Big Green Van) submitted by MooseMalloy to connectasong [link] [comments]


2020.07.27 02:36 yescas_277 Looking for host any garitina raid add me 637144098627 Username: yescas_2025

submitted by yescas_277 to PokemonGoRaids [link] [comments]


2020.07.16 05:55 ajtedsalazar ¿ Fuman hierba/marihuana/yesca ?

View Poll
submitted by ajtedsalazar to Monterrey [link] [comments]


2020.07.06 18:45 my_bike_is_ill Cheech and Chong Yesca Van Completed (More pics in comments)

Cheech and Chong Yesca Van Completed (More pics in comments) submitted by my_bike_is_ill to ModelCars [link] [comments]


2020.06.25 04:33 my_bike_is_ill Painted the Yesca Van

Painted the Yesca Van submitted by my_bike_is_ill to ModelCars [link] [comments]


2020.06.20 18:46 my_bike_is_ill Working on the roof visor for the Yesca Van.

Working on the roof visor for the Yesca Van. submitted by my_bike_is_ill to ModelCars [link] [comments]


2020.06.07 20:05 my_bike_is_ill Yesca Van update (JB welded the fenders)

Yesca Van update (JB welded the fenders) submitted by my_bike_is_ill to ModelCars [link] [comments]


2020.06.06 23:05 my_bike_is_ill Yesca Van Update (cut open grille)

Yesca Van Update (cut open grille) submitted by my_bike_is_ill to ModelCars [link] [comments]


2020.05.26 23:23 my_bike_is_ill Yesca Van Update (ready to mount fenders)

Yesca Van Update (ready to mount fenders) submitted by my_bike_is_ill to ModelCars [link] [comments]


2020.05.19 06:47 esemiramo Los luchadores Cannabis y Yesca, del circuito de lucha libre de la Arena Obreros del Progreso. Saltillo, Coahuila.

Los luchadores Cannabis y Yesca, del circuito de lucha libre de la Arena Obreros del Progreso. Saltillo, Coahuila. submitted by esemiramo to u/esemiramo [link] [comments]


2020.02.20 15:52 tag-net TAG-NET #6: Spasm Chasm and Trip Report from Xilitla

 ------------------------------------------------------------------------------ TAG-NET Digest #6 Tue Jan 18 21:41:33 PST 1994 TAG-NET DIGEST --------------- CONTENTS: --------- Subject: TAG Cave - Spasm Chasm From: # (Andy Zellner) Subject: TAG/ Spasm Chasm.... From: dilcher (Jeff Dilcher) Subject: TAG cavers in Xilitla Nov. & Dec. 1993 From: dilcher (Jeff Dilcher) ------------------------------------------------------------------------------ ****************************************************************************** ------------------------------------------------------------------------------ From: ## (Andy Zellner) Subject: TAG Cave - Spasm Chasm Anybody here ever been to Spasm Chasm, near Monteagle? It sounds really deep and nasty, but no one I've talked to seems to know much about it. We were visiting Indian Rock Cave last Saturday (a very friendly cave, in my opinion) when I noticed a suspicious hole about halfway up the 40-ft. bluff that the cave entrance is located in. Has anybody bothered to rappel down/rockclimb up to check it out? There are a few high domes in Indian Rock - a good bit of water comes from somewhere up there. And also, just what evidence is left that Indians were there? It would make a neat little fort, I agree, but we didn't see any real carvings or anything. And since the high temperature was a whopping 20 degrees that day, we didn't look too hard. A good day for ridgewalking, I spose. --Andy Zellner ## P.S. Hey Alan C. - are you going to Mexico Mar. 20-26, or Mar. 27-33? ------------------------------------------------------------------------------ ****************************************************************************** ------------------------------------------------------------------------------ From: dilcher (Jeff Dilcher) Subject: TAG/ Spasm Chasm.... I went to Spasm Chasm with Ray Gregory one time. We got down about the third drop when Ray got sick and we had to abort. He blamed it on his breakfast from the (now closed) TAG restaraunt. Oh well. I am game to go back if you want to sometime. I believe that the cave was mapped, so maybe someone on here can fax you a copy of it or something. Jeff ## ------------------------------------------------------------------------------ ****************************************************************************** ------------------------------------------------------------------------------ From: dilcher (Jeff Dilcher) Subject: TAG cavers in Xilitla Nov. & Dec. 1993 I received trip reports for the last two Mexico expeditions from Gerald Moni, on disk, in the mail today. He gave me permission to post them, so here they are. The first is from November of 1993, and includes the Sotano De Alfredo trip which Alan Cressler reported on. In addition, there is a report detailing the work done in the area December 20 - 30th. XILITLA PROJECT Alfredo Expediture Prepared By: Gerald Moni January 5, 1994 Purpose: To search Xilitla plateau for new caves. Area Searched: 30 kms west of the city of Xilitla. In an area along the dirt road south of the town of El Lobo (located on hwy 120) past the town of Agua Zarca November 26, 1993. Personnel: Total cavers = 20 Gerald Moni Nashville, TN Pat Smith Huntsville, AL Paul Deaver Huntsville, AL Chris Hudson Huntsville, AL Roger Haley Huntsville, AL Greg Armstrong Huntsville, AL Jeff Dilcher Atlanta, GA Alan Cressler Atlanta, GA Marion O Smith Knoxville, TN John Stembel Atlanta, GA Gary Burwasser Miama, FL James Smith Atlanta, GA Andy Porter Atlanta, GA Shari Lydy Knoxville, TN Chris Stine Eugene, OR Mark Richardson Murfreesboro, TN Ted Wilson Indianapolis, IN Bob Ilges Kennesaw, GA Kerry Rowland Osage Beach, MO Lisa Frick Osage Beach, MO Schedule: Monday: 1. Gerald Moni, Kerry Rowland, and Lisa Frick ridgewalked (11/22) near Aqua Zarca. Discovered 3 pits: Moises, Lorrdetto, and Graciella. 2. Paul Deaver, Bob Ilges, and Andy Porter ridgewalked near La Yesca above Sotano de Alfredo. Discovered 2 pits: Abril and La Yesca. Andy descend 90 meters down into La Yesca to end of rope. Andy estimated 30 more meters to reach bottom. 3. Alan Cressler, Jeff Dilcher, Marion Smith, John Stembel, Gary Burwasser, Jim Smith, Mark Richardson, Ted Wilson, Shari Lydy, Chris Hudson, and Chris Stine rigged, explored, and mapped in Sotano de Alfredo down to a depth of 250 meters (21 pits). 4. Rogar Haley, Pat Smith, and Greg Armstrong, through Thursday, rigged the first 19 pits in Sotano de Lutevio in preparation of mapping the cave in the future. Tuesday: 1. Gerald, Kerry, Lisa, Shari, and Andy ridgewalked past (11/23) Agua Zarca. Discovered 3 dud pits and Cueva de Sarro. 2. Paul and Bob ridgewalked southeast of La Yesca and discovered Cueva el Tigre. 3. Alfredo crew of ten explored and mapped down to a depth of 570 meters (32 pits). Wednesday: Rest day. Gerald, Mark, C Stine, C Hudson, Marion, (11/24) Paul, Bob, John, and Gary yo-yo and mapped Pozo Demado (155 meters deep). Thursday: 1. Gerald, Paul, and Bob ridgewalked past Agua Zarca and (11/25) discovered Cueva de Geraldo and Sotano Brillante. 2. Alfredo crew had third trip into cave. The cave was bottomed and mapped to the depth of 673 meters with 34 pits. The surveyed length is 1049 meters. Friday: Rest day for Alfredo crew. Gerald, Paul, Bob, C Hudson, (11/26) and Shari return to Sotano Brillante. Paul, Bob, and Shari descended 38 meter entrance pit. Paul and Bob descended second pit 61 meters to a land bridge. From here a rock fell 12 seconds to the bottom! However, the rock did bounce off the pit wall a couple of times. Caves Discovered: 9 Name Length(meters) Vertical Extent Pits Sotano de Abril 10 18 16 Sotano Brillante 20 250 38,200? Cueva de Geraldo 20 15 0 Sotano de Graciella 100 80 54 Sotano de Lorrdetto 10 56 56 Sotano de Moises 30 30 27 Cueva de Sarro 60 15 0 Cueva el Tigre 100 15 0 Sotano de La Yesca 15 120 120 Total caves discovered in Xilitla Plateau since 1990 by TAG cavers = 121. Sotano de Alfredo Pits: Meters Feet Rope(ft) Bolt(size) 1. Entrance 19.0 62.3 200 0 2. 17.3 56.7 " 1 (3/8) 3. 22.0 72.2 120 0 4. 3.5 11.5 20 0 5. 22.0 72.2 120 1 (8mm) 6. 6.4 21.0 75 2 (8mm) 7. 5.5 18.0 " 0 8. 5.0 16.4 25 0 9. 7.9 25.9 40 0 10. 5.2 17.1 40 0 11. 3.3 10.8 30 0 12. 2.8 9.2 15 0 13. 3.3 10.8 20 0 14. 3.2 10.5 20 0 15. 7.0 23.0 40 0 16. 5.2 17.1 30 1 (8mm) 17. 11.5 37.7 60 0 18. 21.7 71.2 100 1 (8mm) 19. 6.5 21.3 40 0 20. 1.5 5.0 10 0 21. 6.9 22.6 40 0 22. Purge Plunge 28.0 91.8 120 1 (3/8) 23. 5.7 18.7 40 1 (3/8) 24. 3.8 12.5 60 1 (3/8) 25. 8.5 27.9 " " 26. 3.7 12.1 50 0 27. 2.7 8.9 25 1 (3/8) 28. Rolf Well 97.0 318.2 350 3 (3/8) 29. 24.5 80.4 120 0 30 2.7 8.9 20 0 31. Andgy Well 113.2 371.3 470(350+120) 3 (3/8) (1 Bolt on ledge 85m down) 32. 5.3 17.4 40 0 33. 57.4 188.3 250 2 (3/8) 34. 4.5 14.8 150 (25) 0 (Needs 2 bolts) Thanks to Pigon Mountain Industries for donating the ropes needed to rig Sotano de Alfredo and Sotano de Lutevio. XILITLA PROJECT Prepared By: Gerald Moni January 10, 1994 Purpose: To search Xilitla plateau for new caves. Area Searched: 30 kms west of the city of Xilitla. In an area along the dirt road south of the town of El Lobo (located on hwy 120) past the town of Pisaflores. December 30, 1993. Personnel: Total cavers = 3 Gerald Moni Nashville, TN Ted Wilson Indianapolis, IN Aaron Green Milltown, IN Schedule: Monday: Gerald Moni, Ted Wilson, and Arron Green searched east (12/20) of El Lobo - Visited Sotano de la Linea, relocated Sotano de El Reten, visited Sotano de Yerbabuena, and drove to the village of Pinalito de la Cruz, north of Hwy 120. Tuesday: Ridgewalked north of Pinalito de la Cruz. Discovered (12/21) two pits: Cama and Roteo. Wednesday: Ridgewalked east of Pinalito de la Cruz. Discovered (12/22) Cueva de Jorgue. Visited Sotano de Asserradero. Thursday: Ridgewalked south of Agua Zarca. Discovered Sotano de (12/23) San Onobre. Friday: Searched northeast of Pisaflores. Discovered Cueva de (12/24) Chalahuite. Saturday: Ridgewalked at Potrero del Llano. Discovered Caritina, (12/25) Tule, Marquez, and Catarino. Sunday: Ridgewalked at Potrero del Llano. Discovered Sipriano, (12/26) Anizeto, and Cilantron. Monday: Explored Sotano de Catarino down 120 meters to the top (12/27) of the 8th pit. Has good air flow and water. Tuesday: Ridgewalked northeast of Pisaflores. Explored Cueva de (12/28) Chalahuite and discovered Cueva de Marcelina. Wednesday: Ridgewalked near the village of Caracol. Discovered (12/29) Sotano de Dometilo, Cueva de Caracol, and Cueva de Trejo. Thursday: Reconnoiter area along Hwy 101 southwest of Cd (12/30) Victoria. Caves Discovered: 18 Name Length(meters) Vertical Extent Pits Sotano de Anizeto 60 34 17,2,4,4 Sotano de Aroadio 60 70 29,15,12 Sotano de Cama 12 27 25 Cueva de Caritina 2 16 0 Cueva de Caracol 100 15 0 Sotano de Catarino 200 120 9,5,32,24,3,4,5,5 Cueva de Chalahuite 300 120 0 Sotano de Cilantron 120 23 19 Sotano de Dometilo 25 30 29 Sotano Dulse 11 17 17 Cueva de Jorgue 40 6 0 Cueva de Marcelina 40 45 16 Sotano de Marquez 110 35 9 Sotano de Roteo 6 20 20 Sotano de San Onobre 6 58 58 Cueva de Sipriano 70 21 0 Cueva de Trejo 120 6 0 Sotano del Tule 2 17 17 Total caves discovered in Xilitla Plateau since 1990 by TAG cavers = 139. ############################################################################## End of TAG-NET Digest ######################################################################### 
submitted by tag-net to caving [link] [comments]


2020.01.28 18:34 1techno_org Nuria_Montes-A_Lot_Of_Yesca-(EMO093)-WEB-2019-KLIN 1techno

submitted by 1techno_org to u/1techno_org [link] [comments]


2020.01.20 11:42 tuidelescribano TAL DÍA COMO HOY pero de 1958. Hilo especial ⬇️. Mortadelo y Filemón aparecían por 1º vez en la revista Pulgarcito. Ibáñez quiso darle los nombres: Mr. Cloro y Mr. Yesca, Oscarino y Pernales o Lentejo y Fideíno. La revista le obligó a los actuales.

TAL DÍA COMO HOY pero de 1958. Hilo especial ⬇️. Mortadelo y Filemón aparecían por 1º vez en la revista Pulgarcito. Ibáñez quiso darle los nombres: Mr. Cloro y Mr. Yesca, Oscarino y Pernales o Lentejo y Fideíno. La revista le obligó a los actuales. submitted by tuidelescribano to es [link] [comments]


2019.12.13 16:05 Sandbuster18 Nuria Montes - A Lot of Yesca [Electronic Muzik Organization]

Released: 2019-11-28
Catalogue number: #EMO089
Nuria Montes - Human Simio / 120, A maj, 4:58
Nuria Montes - A Lot Of Yesca / 120, D min, 4:52
DOWNLOAD - http://progonly.com/2019/12/13/a-lot-of-yesca/
submitted by Sandbuster18 to progonlycom [link] [comments]


2019.11.18 17:03 autotldr New updates: Woman is arrested after three pit bulls dug underneath backyard fence and ran to nearby park where they attacked a 76-year-old lady leaving her critically injured

This is the best tl;dr I could make, original reduced by 48%. (I'm a bot)
Police arrested Martha Yescas-Lira, 44, and charged her with 'attack by dog causing serious bodily injury,' after the dogs attacked the woman who was walking in Beckley Heights Park on Friday morning.
A woman from Texas has been arrested after three of her pit bulls escaped and ended up attacking a 76-year-old woman in a suburb of Dallas.
The attack on Maria Robledo, 76, was witnessed by other park-goers who directed police officers to where the dogs ran towards after the attack was over.
The victim was taken to hospital and in critical condition suffering from a broken hand, dislocated arm, cuts on her head and bites all over her body.
Yescas-Lira was arrested Friday night in connection with the incident and will face a charge of attack by a dog causing serious bodily injury, according to WFAA.Her bond was set at $5,000 for the charge related to the dog attack, according to jail records.
Michael Jensen lives across the street from where the attack took place and told NBC5 he jumped in his truck when he saw what was happening.
Summary Source FAQ Feedback Top keywords: attack#1 dog#2 Police#3 woman#4 arrested#5
Post found in /BanPitBulls and /news.
NOTICE: This thread is for discussing the submission topic. Please do not discuss the concept of the autotldr bot here.
submitted by autotldr to autotldr [link] [comments]


2019.11.11 23:43 squee_chan Friends with words

Stung up high
On yesca and stress
Just take a nap
And forget all the rest
Anti social
All the time
Hanging out
instead with rhymes
Words and syllables
Are just like homies
Always there
and truly know me
Best of friends
Like ellipsis dots
Till the end
Where the sentence stops
submitted by squee_chan to poetry_critics [link] [comments]


Yesca  R. An2an [Video Oficial] - YouTube Lost due to incompetence - Yesca - YouTube Yesca - Lost Due To Incompetence (Theme For A Big Green ... yesca - Getting There - YouTube Space Coke 'Yesca' yesca - Hertzbrecher - YouTube Yesca - YouTube

Yesca Discography Discogs

  1. Yesca R. An2an [Video Oficial] - YouTube
  2. Lost due to incompetence - Yesca - YouTube
  3. Yesca - Lost Due To Incompetence (Theme For A Big Green ...
  4. yesca - Getting There - YouTube
  5. Space Coke 'Yesca'
  6. yesca - Hertzbrecher - YouTube
  7. Yesca - YouTube
  8. yesca - Some PPL - YouTube

Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. ¿Interesado en algún vídeo musical? ¡Contáctenos! Redes Sociales: YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCBIPqxcKVM0GV-TMSvMfcrg Instagram: https://www.in... Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. yesca - Hertzbrecher https://open.spotify.com/artist/0ZZlysmyFhg3yT6Pupdsff?si=aewZx2eHRHqcr2zMaAoMPg Yesca [lost due to incompetence].mp4 - Duration: 3:46. kofenz Recommended for you. 3:46. Cheech Chong Lost Due To Incompetence (Theme For A Big Green Van) - YouTube.flv - Duration: 3:46. yesca - Some PPL https://open.spotify.com/artist/0ZZlysmyFhg3yT6Pupdsff?si=aewZx2eHRHqcr2zMaAoMPg From the 1978 Cheech & Chong movie 'Up in smoke' yesca - Getting There https://open.spotify.com/artist/0ZZlysmyFhg3yT6Pupdsff?si=aewZx2eHRHqcr2zMaAoMPg